Connect with us

LiteCultura

Estudiantes y profesores marchan en homenaje a la bandera dominicana

Publicado

en

VozAlDía/Santo Domingo.-El Club y la Fundación Mauricio Báez celebraron este miércoles una caminata por las calles del sector de Villa Juana, junto a la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, como parte de los actos conmemorativos que realizan en el Mes de la Patria.

El acto protocolar de la tradicional actividad que se realiza cada año se realizó en la explanada de la Escuela Primaria Club Mauricio Báez y la caminata partió desde el frente del emblemático club de baloncesto.

Juan Daniel Balcácer, presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, al encabezar la actividad, destacó que esta caminata por la Bandera que organizan el club Mauricio Báez y la Fundación, es la principal actividad que asume como tal la Comisión Permanente de Efemérides Patrias en las fechas conmemorativas al Mes de la Patria.

De igual modo, la directora de la escuela primaria Mauricio Báez, Ana Lucila de los Santos, resaltó que desde el Club, la Fundación y las Escuelas de ambas tandas se inculcan los valores patrios a los cientos de estudiantes matriculados en estos centros educativos.

Otros centros educativos se sumaron a la caminata como fueron la Escuela Salesiana Sagrado Corazón de Jesús, las Escuelas República de Nicaragua y Dominicana.

0 0 vote
Article Rating

LiteCultura

Muere Juan Marsé, periodista, guionista de cine y escritor de la moderna literatura española

Con él desaparece uno de los máximos retratistas literarios de la Barcelona de posguerra, desde el realismo social y la ironía

Publicado

en

Por

Muere Juan Marsé, periodista, guionista de cine y escritor de la moderna literatura española
Juan Marsé

 VOZ AL DÍA /Barcelona,España- EFE  

El escritor, guionista de cine y periodista Juan Marsé, figura clave de la literatura de las últimas décadas en España, falleció este domingo en Barcelona a los 87 años, informó la agencia literaria Balcells.

Con él desaparece uno de los máximos retratistas literarios de la Barcelona de posguerra, desde el realismo social y la ironía.

Marsé (Barcelona, 1933) perteneció a la llamada generación de los cincuenta, corriente que abarca a otros escritores españoles como Juan Goytisolo, Gil de Biedma, Vázquez Montalbán, o Eduardo Mendoza.

A lo largo de su trayectoria literaria obtuvo el Premio Cervantes, el mayor galardón de las letras españolas, en 2008, entre otros muchos como el Planeta o el Nacional de Narrativa.

Su verdadero nombre fue Juan Faneca. Al morir su madre en el parto, lo adoptó un familia de payeses (agricultores) establecidos en el barrio barcelonés de Gracia y a ella debe el apellido que le ha convertido en uno de los autores más reconocidos en la escena literaria española.

A los 13 años abandonó los estudios para trabajar en una joyería y muy joven hace sus primeras incursiones en el mundo literario, en concreto con cuentos y relatos. En 1958 gana el Premio Sésamo de Cuentas con “Nada para morir”.

La dedicación exclusiva a la literatura tardaría aún. En 1960 se fue a París para trabajar como profesor de español, traductor de películas, guionista y como ayudante de laboratorio en el Departamento de Bioquímica del Instituto Pasteur, donde conoció al biólogo Nobel Jacques-Lucien Monod, de ideología comunista y cuyo ejemplo siguió, afiliándose en Francia.

Militó en dicho partido durante cuatro años. Según declaró: “Me hice del Partido Comunista de España en París no por Monod, sino porque era el único que hacía algo contra (el dictador Francisco Franco). Luego me separé por una cuestión de intransigencia”.

Sería en 1965, gracias a la obra “Últimas tardes con Teresa”, cuando Marsé acabó consagrandose.

En los setenta editó “La oscura historia de la prima Montse” (1970) y “Si te dicen que caí” (1973), un relato a modo de crónica de la Barcelona de posguerra que recibió el Premio Internacional de Novela de México, no publicada en España hasta 1976 por la censura franquista y adaptada al cine por el director Vicente Aranda en 1989.

“El amante bilingüe”, “El embrujo de Shangai” o “Rabos de lagartija”, publicada en 2000, ganadora de los Premios Nacional de Narrativa y el de la Crítica, lo convierten en uno de los novelistas españoles más importantes.

Su relación con el cine fue intensa, y no sólo por haber colaborado en varios guiones, sino porque muchas de sus novelas fueron adaptadas a la gran pantalla.

También trabajó de periodista, en la revista “Art-Cinema”, como redactor jefe de “Bocaccio” y “Por favor”.

0 0 vote
Article Rating
Continue Reading

LiteCultura

Muere autor de ‘La sombra del viento’,Carlos Ruiz Zafón

Ruiz Zafón murió fulminado por un ataque al corazón consecuencia de un cáncer que padecía.

Publicado

en

Por

Muere autor de 'La sombra del viento',Carlos Ruiz Zafón
Carlos Ruiz Zafón, durante la presentación de su última novela "El juego del ángel" en el Liceo de Barcelona. En vídeo, algunas de sus frases más destacadas. BIBLIOTECA NACIONAL)

Ruiz Zafón fallecido en Los Ángeles, se mantuvo siempre alejado de la fama y crítico con el “mundillo literario”

VOZ AL DÍA/Barcelona  

Con el mismo inopinado fogonazo con el que irrumpió en el panorama editorial con su ya referencial La sombra del viento, Carlos Ruiz Zafón, quizá el escritor español contemporáneo más homologable en el panorama del best-seller internacional de calidad, falleció la madrugada de este viernes a los 55 años en Los Ángeles, donde vivía desde 1994, fulminado por un ataque al corazón consecuencia de un cáncer que padecía desde hace algo más de dos años.

Hoy es un día muy triste para todo el equipo de Planeta que le conoció y trabajó con él durante 20 años, en los que se ha forjado una amistad que trasciende lo profesional”, señaló en un comunicado su editorial, que le calificó como “uno de los mejores novelistas contemporáneos”.

La postura vital y profesional de Ruiz Zafón fue siempre, de manera buscada, inversamente proporcional a su eco popular. “No quiero pasar por gracioso ni decir bobadas”, justificaba su escasa presencia pública en 2008 cuando aparecía El juego del ángel, segunda entrega de la que posteriormente sería la tetralogía El cementerio de los libros olvidados, iniciada con una La sombra del viento que era ya uno de los mayores fenómenos editoriales españoles desde la democracia.

La paradoja es que lo afirmaba ante 150 periodistas y en un espectacular escenario en el mismísimo Liceo con 4.000 libros de segunda mano que evocaban el famoso cementerio, genial atrezo e iconográfico corazón de su mayor éxito, que completarían El prisionero del cielo (2011) y El laberinto de los espíritus (2016), con tiradas iniciales entre los 700.000 y un millón de ejemplares. El título fundacional sobrepasaría los 10 millones.

Ruiz Zafón (Barcelona, 1964) luchó contra una imagen de “distante, arrogante, raro”, trilogía de calificativos que él mismo recopiló, facilitado por un mundillo literario del que se alejó el máximo que pudo. “No hay nada ahí que pueda interesarme, para mí es exactamente como la asociación de amigos de la zarzuela; no tengo un interés particular, ni para mal ni para bien, en hacer capillitas o tomar cafés… eso es mucho de aquí”, apuntaba. “Todo lo que se dice en esos ámbitos es por intereses disfrazados de principios. He tenido la buena fortuna de poder pasar de lado de todo eso. El supuesto mundillo literario es 1% literario y 99% mundillo”.

La discreción y hasta un atisbo de timidez reforzaban, en lo personal, esa actitud profesional en quien ya en ese 2008 era un auténtico fenómeno socioliterario, como demostraban las inmensas colas que generaban las firmas de libros por Sant Jordi, lo que obligaba a su editorial, Planeta, a pactar con el Consistorio barcelonés un espacio específico y aislado y una carpa para él solo. Unas firmas que iban acompañadas de la figura de un dragón, su animal fetiche, que acabó incorporando a sus obras y del que tenía una espectacular colección en todos los formatos imaginables.

La literatura es un gueto de mediocridad, aburrimiento, pretensión y pose”, afirmó en esa línea. Pero como acabaría ocurriendo en la casi decena de títulos que conforman su producción, quizá estaba jugando con el doble, con los contraespejos, uno de sus recursos estilísticos preferidos (“Siempre he pensado que cada uno de nosotros acaba siendo una versión de lo que hubiéramos podido ser”, sostenía). Porque desde los cuatro años, Ruiz Zafón, el niño que vivía cerca de una Sagrada Familia que con sus formas gaudinianas dejó impronta en su trastienda emocional, quería ser escritor. La trayectoria hasta llegar a ello le ayudó: la carrera de Periodismo que no acabó y otra muy brillante en el ámbito publicitario, donde empezó de copy y acabó de director creativo, en agencias como Dayax, Ogilvy o Tandem/DDB. “Es un mundo que está tocando a la literatura. Ahí aprendes a ver el lenguaje, las palabras como imágenes”, decía, recordando que Don Delillo también hizo esa singladura.

Podría haber sido aquel su destino si no hubiera cuajado su gran afición (como la de tocar el piano) con El príncipe de la niebla (1993), con el que obtuvo el premio Edebé de narrativa juvenil. Era la primera piedra de una futura Trilogía de la Niebla, conformada por El palacio de la medianoche y Las luces de septiembre. Pero sería con la también juvenil Marina (1998) donde depositaría las semillas de su primera novela para adultos: un pasado misterioso de un personaje, la Barcelona de épocas pretéritas (“desde la Guerra Civil que no pasa nada interesante en Barcelona”, se lamentaba sobre el escaso dinamismo cultural y social de su ciudad natal).

La sombra del viento, la historia de un joven que en la Barcelona gris de 1945 descubre un cementerio de libros olvidados y en él uno maldito de un misterioso autor, llegaría en 2001, pero no sería un éxito instantáneo. Finalista del premio Fernando Lara —ganó Ángeles Caso con Un largo silencio—, fue el siempre despierto y viajado Terenci Moix quien recomendaría su publicación. Ruiz Zafón presentaba una novela con una extraña mezcolanza de lo fantástico y lo negro, dos géneros que le gustaban y conocía bien y que estaban triunfando en medio mundo, especialmente en EE UU, adonde el autor se había traslado con las ganancias del premio Edebé para trabajar como guionista en la meca audiovisual de Los Ángeles. Pero tenía un problema. “Era una decisión poco comercial entonces en España, donde todo lo de género estaba mal visto”, fijaría tiempo después, siempre quejoso con una crítica literaria española que veía estancada: “Es un búnker de los setenta al que la gente ha pasado por encima”.

Pero acertó de lleno al realizar una obra comercial de calidad, homologable con lo que estaba produciéndose en el resto del mundo y en unos momentos en que el sector editorial entraba a la fuerza en la industria del ocio, necesitada de superventas. También en España. En ella, el escritor aunó una prosa fluida y generosa en diálogos y personajes que se describen hablando, que él admitía como influencia directa del mundo audiovisual.

0 0 vote
Article Rating
Continue Reading

LiteCultura

Tesoro de plata de la II Guerra Mundial es encontrado en las ruinas de un castillo medieval (FOTOS)

Los objetos probablemente pertenecían a judíos asesinados por las tropas alemanas durante la invasión nazi.

Publicado

en

Por

Tesoro de plata de la II Guerra Mundial es encontrado en las ruinas de un castillo medieval
esoro de plata de la II Guerra Mundial hallado en las ruinas del Castillo Real de Nowy Sacz, Polonia. Facebook / Stowarzyszenie Historyczno Eksploracyjne Sądecczyzny

El descubrimiento tuvo lugar después de que el investigador Stanislaw Pustulka desenterrara unos antiguos fragmentos de papel.

VOZ AL DÍA/Polonia

Un cofre lleno de diferentes objetos de plata fue hallado en las ruinas del Castillo Real del siglo XIV de la ciudad Nowy Sacz, ubicada en el sudeste de Polonia, informó el 14 de junio la Asociación histórica y exploratoria de Sadecczyzna en su cuenta de Facebook.

El descubrimiento tuvo lugar después de que el investigador Stanislaw Pustulka desenterrara unos antiguos fragmentos de papel.

“Empezamos a extraer el papel, que apareció lo primero, con mucho cuidado”, explicó el experto a The First News. “Estaba en muy malas condiciones. Luego de un rato, vimos plata, mucha plata”, agregó.

Según afirmaron los arqueólogos, el tesoro incluye 103 objetos de metal precioso, entre los cuales hay copas, cubiertos y vajilla fabricados en Polonia y Austria, que probablemente pertenecían a judíos asesinados por las tropas alemanas durante la invasión nazi.

“Es judaico, posiblemente de finales del siglo XIX y XX, conectado al ritual judío y probablemente fue enterrado durante la Segunda Guerra Mundial”, detalló el arqueólogo Bartlomiej Urbanski, quien participó en la excavación.

En junio del 1941, el ejército de la Alemania nazi convirtió el castillo en cuarteles y en un depósito de municiones. Más de 20.000 habitantes de Nowy Sacz fueron reasentados a la fuerza en un gueto de la ciudad, que fue eliminado en agosto del 1942, cuando toda la población judía fue enviada al campo de exterminio de Belzec.

0 0 vote
Article Rating
Continue Reading

Destacadas

Copyright © 2018 Vozaldia.com.do Calle proyecto 3 Núm. 20A Plaza Reyna, Santiago de los Caballeros, RD. Teléfono: 809-806-2778 / 829-773-3834 Correo: vozaldianoticias@gmail.com