Connect with us

LiteCultura

¿QUÉ ES EL MEDIO AMBIENTE?

Publicado

en

VOZ AL DÍA/Naciones Unidas

La variedad de alimentos que comemos, el aire que respiramos, el agua que bebemos y el clima que hace posible nuestra vida en el planeta, no existirían sin los servicios de la naturaleza. Por ejemplo, cada año, las plantas marinas producen más de la mitad del oxígeno de nuestra atmósfera, y un árbol es capaz de limpiar nuestro aire absorbiendo 22 kilos de dióxido de carbono y liberando oxígeno a cambio. A pesar de todos los beneficios que nos brinda nuestra naturaleza, todavía la maltratamos, por eso necesitamos trabajar en ella. Por eso necesitamos este Día Internacional.

El Día Mundial del Medio Ambiente, que este año cuenta con Colombia como país anfitrión, es la fecha más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas para fomentar la acción ambiental. Desde 1974, el 5 de junio se ha convertido en una plataforma global de alcance público que reúne a gobiernos, empresas, celebridades y ciudadanos en torno a un asunto ambiental apremiante.

En 2020 el tema es la biodiversidad –motivo de preocupación tanto urgente como existencial–. Eventos recientes, como los incendios forestales sin precedentes en Brasil, California y Australia, la invasión de langostas en el Cuerno de África y ahora la pandemia de COVID-19, demuestran la relación inextricable entre los humanos y las redes de la vida en las que vivimos.

Pero… ¿sabemos realmente acerca de su importancia? Quizá este juego de trivial te ayude a entenderlo mejor. 

LiteCultura

Muere autor de ‘La sombra del viento’,Carlos Ruiz Zafón

Ruiz Zafón murió fulminado por un ataque al corazón consecuencia de un cáncer que padecía.

Publicado

en

Por

Muere autor de 'La sombra del viento',Carlos Ruiz Zafón
Carlos Ruiz Zafón, durante la presentación de su última novela "El juego del ángel" en el Liceo de Barcelona. En vídeo, algunas de sus frases más destacadas. BIBLIOTECA NACIONAL)

Ruiz Zafón fallecido en Los Ángeles, se mantuvo siempre alejado de la fama y crítico con el “mundillo literario”

VOZ AL DÍA/Barcelona  

Con el mismo inopinado fogonazo con el que irrumpió en el panorama editorial con su ya referencial La sombra del viento, Carlos Ruiz Zafón, quizá el escritor español contemporáneo más homologable en el panorama del best-seller internacional de calidad, falleció la madrugada de este viernes a los 55 años en Los Ángeles, donde vivía desde 1994, fulminado por un ataque al corazón consecuencia de un cáncer que padecía desde hace algo más de dos años.

Hoy es un día muy triste para todo el equipo de Planeta que le conoció y trabajó con él durante 20 años, en los que se ha forjado una amistad que trasciende lo profesional”, señaló en un comunicado su editorial, que le calificó como “uno de los mejores novelistas contemporáneos”.

La postura vital y profesional de Ruiz Zafón fue siempre, de manera buscada, inversamente proporcional a su eco popular. “No quiero pasar por gracioso ni decir bobadas”, justificaba su escasa presencia pública en 2008 cuando aparecía El juego del ángel, segunda entrega de la que posteriormente sería la tetralogía El cementerio de los libros olvidados, iniciada con una La sombra del viento que era ya uno de los mayores fenómenos editoriales españoles desde la democracia.

La paradoja es que lo afirmaba ante 150 periodistas y en un espectacular escenario en el mismísimo Liceo con 4.000 libros de segunda mano que evocaban el famoso cementerio, genial atrezo e iconográfico corazón de su mayor éxito, que completarían El prisionero del cielo (2011) y El laberinto de los espíritus (2016), con tiradas iniciales entre los 700.000 y un millón de ejemplares. El título fundacional sobrepasaría los 10 millones.

Ruiz Zafón (Barcelona, 1964) luchó contra una imagen de “distante, arrogante, raro”, trilogía de calificativos que él mismo recopiló, facilitado por un mundillo literario del que se alejó el máximo que pudo. “No hay nada ahí que pueda interesarme, para mí es exactamente como la asociación de amigos de la zarzuela; no tengo un interés particular, ni para mal ni para bien, en hacer capillitas o tomar cafés… eso es mucho de aquí”, apuntaba. “Todo lo que se dice en esos ámbitos es por intereses disfrazados de principios. He tenido la buena fortuna de poder pasar de lado de todo eso. El supuesto mundillo literario es 1% literario y 99% mundillo”.

La discreción y hasta un atisbo de timidez reforzaban, en lo personal, esa actitud profesional en quien ya en ese 2008 era un auténtico fenómeno socioliterario, como demostraban las inmensas colas que generaban las firmas de libros por Sant Jordi, lo que obligaba a su editorial, Planeta, a pactar con el Consistorio barcelonés un espacio específico y aislado y una carpa para él solo. Unas firmas que iban acompañadas de la figura de un dragón, su animal fetiche, que acabó incorporando a sus obras y del que tenía una espectacular colección en todos los formatos imaginables.

La literatura es un gueto de mediocridad, aburrimiento, pretensión y pose”, afirmó en esa línea. Pero como acabaría ocurriendo en la casi decena de títulos que conforman su producción, quizá estaba jugando con el doble, con los contraespejos, uno de sus recursos estilísticos preferidos (“Siempre he pensado que cada uno de nosotros acaba siendo una versión de lo que hubiéramos podido ser”, sostenía). Porque desde los cuatro años, Ruiz Zafón, el niño que vivía cerca de una Sagrada Familia que con sus formas gaudinianas dejó impronta en su trastienda emocional, quería ser escritor. La trayectoria hasta llegar a ello le ayudó: la carrera de Periodismo que no acabó y otra muy brillante en el ámbito publicitario, donde empezó de copy y acabó de director creativo, en agencias como Dayax, Ogilvy o Tandem/DDB. “Es un mundo que está tocando a la literatura. Ahí aprendes a ver el lenguaje, las palabras como imágenes”, decía, recordando que Don Delillo también hizo esa singladura.

Podría haber sido aquel su destino si no hubiera cuajado su gran afición (como la de tocar el piano) con El príncipe de la niebla (1993), con el que obtuvo el premio Edebé de narrativa juvenil. Era la primera piedra de una futura Trilogía de la Niebla, conformada por El palacio de la medianoche y Las luces de septiembre. Pero sería con la también juvenil Marina (1998) donde depositaría las semillas de su primera novela para adultos: un pasado misterioso de un personaje, la Barcelona de épocas pretéritas (“desde la Guerra Civil que no pasa nada interesante en Barcelona”, se lamentaba sobre el escaso dinamismo cultural y social de su ciudad natal).

La sombra del viento, la historia de un joven que en la Barcelona gris de 1945 descubre un cementerio de libros olvidados y en él uno maldito de un misterioso autor, llegaría en 2001, pero no sería un éxito instantáneo. Finalista del premio Fernando Lara —ganó Ángeles Caso con Un largo silencio—, fue el siempre despierto y viajado Terenci Moix quien recomendaría su publicación. Ruiz Zafón presentaba una novela con una extraña mezcolanza de lo fantástico y lo negro, dos géneros que le gustaban y conocía bien y que estaban triunfando en medio mundo, especialmente en EE UU, adonde el autor se había traslado con las ganancias del premio Edebé para trabajar como guionista en la meca audiovisual de Los Ángeles. Pero tenía un problema. “Era una decisión poco comercial entonces en España, donde todo lo de género estaba mal visto”, fijaría tiempo después, siempre quejoso con una crítica literaria española que veía estancada: “Es un búnker de los setenta al que la gente ha pasado por encima”.

Pero acertó de lleno al realizar una obra comercial de calidad, homologable con lo que estaba produciéndose en el resto del mundo y en unos momentos en que el sector editorial entraba a la fuerza en la industria del ocio, necesitada de superventas. También en España. En ella, el escritor aunó una prosa fluida y generosa en diálogos y personajes que se describen hablando, que él admitía como influencia directa del mundo audiovisual.

Continue Reading

LiteCultura

Tesoro de plata de la II Guerra Mundial es encontrado en las ruinas de un castillo medieval (FOTOS)

Los objetos probablemente pertenecían a judíos asesinados por las tropas alemanas durante la invasión nazi.

Publicado

en

Por

Tesoro de plata de la II Guerra Mundial es encontrado en las ruinas de un castillo medieval
esoro de plata de la II Guerra Mundial hallado en las ruinas del Castillo Real de Nowy Sacz, Polonia. Facebook / Stowarzyszenie Historyczno Eksploracyjne Sądecczyzny

El descubrimiento tuvo lugar después de que el investigador Stanislaw Pustulka desenterrara unos antiguos fragmentos de papel.

VOZ AL DÍA/Polonia

Un cofre lleno de diferentes objetos de plata fue hallado en las ruinas del Castillo Real del siglo XIV de la ciudad Nowy Sacz, ubicada en el sudeste de Polonia, informó el 14 de junio la Asociación histórica y exploratoria de Sadecczyzna en su cuenta de Facebook.

El descubrimiento tuvo lugar después de que el investigador Stanislaw Pustulka desenterrara unos antiguos fragmentos de papel.

“Empezamos a extraer el papel, que apareció lo primero, con mucho cuidado”, explicó el experto a The First News. “Estaba en muy malas condiciones. Luego de un rato, vimos plata, mucha plata”, agregó.

Según afirmaron los arqueólogos, el tesoro incluye 103 objetos de metal precioso, entre los cuales hay copas, cubiertos y vajilla fabricados en Polonia y Austria, que probablemente pertenecían a judíos asesinados por las tropas alemanas durante la invasión nazi.

“Es judaico, posiblemente de finales del siglo XIX y XX, conectado al ritual judío y probablemente fue enterrado durante la Segunda Guerra Mundial”, detalló el arqueólogo Bartlomiej Urbanski, quien participó en la excavación.

En junio del 1941, el ejército de la Alemania nazi convirtió el castillo en cuarteles y en un depósito de municiones. Más de 20.000 habitantes de Nowy Sacz fueron reasentados a la fuerza en un gueto de la ciudad, que fue eliminado en agosto del 1942, cuando toda la población judía fue enviada al campo de exterminio de Belzec.

Continue Reading

LiteCultura

Monseñor Jesús Castro es designado por el papa como obispo de la Diócesisde de La Altagracia

Publicado

en

Por

Monseñor Jesús Castro es designado por el papa como obispo de la Diócesisde de La Altagracia

VOZ AL DÍA/Santo Domingo, RD

El papa Francisco designó este sábado a monseñor Jesús Castro como obispo de la diócesis Nuestra Señora de la Altagracia, tras aceptar la renuncia de monseñor Gregorio Nicanor Peña Rodríguez.

Monseñor Jesús Castro estudió Bioética en el  Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, misma universidad donde estudiaron el papa Juan Pablo II y el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez.

Asimismo, estudió Filosofía y Teología en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra en la archidiócesis de Santiago de los Caballeros. Realizó varios cursos de Ciencias Religiosas en el Seminario Pontificio de Santo Tomás de Aquino en la archidiócesis de Santo Domingo y de Recursos Humanos en la Universidad Católica Madre y Maestra en la archidiócesis de Santiago de los Caballeros, de acuerdo con el portal de la Santa Sede.

Monseñor Jesús Castro Marte fue ordenado sacerdote el 13 de junio de 1995, incardinándose en la archidiócesis de Santo Domingo.

De 1995 a 1997 fue vicario parroquial de San Antonio de Padua y Santa Lucía Mártir en La Victoria; de 1997 a 2001 párroco de San Antonio de Padua y Santa Lucía Mártir en La Victoria; de 2001 a 2004 párroco de las parroquias de San José, Cristo Rey del Universo y Madre de Dios en la zona de Yamasá, Monte Plata; de 2004 a 2006 continuó sus estudios en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma.

De 2008 a 2012 fue vicario episcopal para el clero y secretario ejecutivo del Consejo Presbiteral de la archidiócesis de Santo Domingo; de 2009 a 2010, párroco de San Ignacio de Loyola; de 2010 a 2012, párroco de San Juan Bautista de la Salle. De 2011 a 2013 fue Vicerrector del Pontificio Seminario Santo Tomás de Aquino y desde 2013 es Rector de la Pontificia Universidad Católica de Santo Domingo. El 1 de julio de 2017, fue nombrado obispo titular de Giufi y auxiliar de Santo Domingo.

Continue Reading

Destacadas

Copyright © 2018 Vozaldia.com.do Calle proyecto 3 Núm. 20A Plaza Reyna, Santiago de los Caballeros, RD. Teléfono: 809-806-2778 / 829-773-3834 Correo: vozaldianoticias@gmail.com